Visitando a la familia en Italia

Como les conté mis padres vinieron a pasar la navidad con mi hermana y conmigo :). Habían venido una sola vez para mi graduación del máster hace 4 años y medio, y ya era hora de que pasaran otro ratito por aquí y se distrajeran de la situación de Venezuela...

Aprovechando que venían decidimos ir a visitar a la familia en Amantea (al sur de Italia). Habían pasado demasiados años ya sin vernos y ya habían demasidas ganas...

Bueno, llegamos en la madrugada de lunes para martes y claro, como era de esperar, el encuentro fue súper emocionante, muchos abrazos y besos y algunas lágrimas de alegría. Aunque todos estábamos cansados no podíamos dejar de hablar y de intentar ponernos al día unos con otros.

Para ponerlos en contexto, Amantea es una pequeña ciudad al sur de italia, que está entre montañas y costa. Desde la casa de mi familia a la playa son 10 minutos caminando. Hace mucho mejor clima que en Madrid, soleado y con unos cuantos grados más de temperatura. Desde la costa se puede ver Sicilia y otras pequeñas islas que también son volcánicas. El ocaso tiene un color particular y se hace de noche más rápido que en Madrid.

Amantea

Es un sitio bastante verde y una tierra buena para cultivar. Había guayabas, papayas, mango...frutas que no se dan tan fácilmente en Europa. Muchas de las cosas que comimos eran cultivadas de la zona, todo demasiado rico y con mucho sabor.

Mi tía se encargó de alimentarnos cada día como si no hubiese mañana jaja, pero todo siempre estaba taaaan rico!!! Es de esos momentos que ya estás lleno pero que sabes que no volverás a comer de eso en un tiempo y entonces sigues comiendo... En ese momento no importaba la dieta, ya recuperaría luego...

Allá, la gente vuelve del trabajo a casa para comer. Siempre nos sentábamos a la mesa mínimo 12 personas, era un verdadero banquete!

Paseamos por el pueblo, caminamos por el mar con un solazo espectacular, paramos en el supermercado, jugué mucho con Paco (el perrito de mi prima), fuimos al Santuario de Francesco de Paola (bellísimo, lo recomiendo), cogí moras silvestres....

Paco

En fin, fueron cuatro días geniales, en familia y aprovechados al máximo. La despedida fue dura pero con la promesa de vernos pronto! Italia es bella de arriba a abajo, así que ve a visitarla si puedes, vale mucho la pena!!

Bueno sólo quería compartir con ustedes un poquito de mis días en familia... :)

Un post no muy parecidos a los otros en mi blog pero de vez en cuando es bueno también mostrar algo más personal...

RECENT POST

Suscríbete para que estés al día

No te pierdas ninguna actualización