Los lácteos, ¿beneficiosos para mi dieta?

En este tema cada uno tiene su opinión, y es cierto que se están haciendo muchos estudios al respecto, en parte causado por la gran cantidad de casos de intolerantes a la lactosa que se están diagnosticando. Y no es que ahora hayan más intolerantes, es sólo que somos más conscientes de los síntomas.

La leche de vaca a nivel nutricional es buena, aporta proteínas, carbohidratos, grasas y minerales beneficios para nuestra salud, por lo que es un alimento muy completo que no debamos eliminar estrictamente de nuestra dieta.

Muchas personas alegan que la leche es necesaria porque necesitamos del calcio que nos aporta. Sin embargo, numerosos estudios han demostrado que el cuerpo no es capaz de absorber el calcio de la leche, por lo que por esta razón sería mejor comer alimentos como sardinas, avellanas, espinacas, entre otros. Está comprobado además que en los países donde más se consume leche son los países donde más fracturas óseas ocurren.

En el caso de los yogures además tienen el plus de contener bacterias beneficiosas para restaurar nuestra flora intestinal. Además, son altos en caseína (un tipo de proteína de asimilación lenta que ayuda a proteger y aumentar nuestra masa muscular) y en whey (que es la proteína de alto valor biológico y rápida absorción que ayuda a alimentar a nuestros músculos).

Por otro lado, estudios recientes recomiendan la leche como bebida de recuperación después de un entrenamiento intenso gracias a las proteínas y carbohidratos que tiene, lo que ayuda a la rehidratación y a la protección y el aumento de la masa muscular.

Entonces, si todo es bueno ¿por qué deberíamos controlar su ingesta?

No es no tomar leche, es controlar la cantidad de lácteos que consumimos, ya que de cada 100grs de leche, 12grs son de azúcar (lactosa), independientemente de si es deslactosada o entera. Si tomamos demasiada leche o si no controlamos los carbohidratos totales diarios podríamos acumular grasa, ya que dicha azúcar eleva nuestra insulina y eso hace que el cuerpo almacene la energía en forma de grasa para "luego".

Consume un lácteo diario, un yogur o queso o leche. Por ejemplo, si quieres comerte un yogur a media mañana, tomate el café del desayuno solo o con leche de almendras o soja. O si decides eliminar le leche de tu dieta tampoco pasará nada siempre y cuando sea balanceada. Tienes que considerarlo como un hidrato (o hidrato + grasa) a la hora de armar tu nutrición.

Y por supuesto, si lo que queremos es definir al máximo entonces si deberemos restringir más los lácteos, ya que ellos pueden influir en que no terminemos de desaparecer ese poquito de grasa que se resiste.

Recuerda que todo es cuestión de balance.

RECENT POST