Los edulcorantes

En el mercado existen diferentes tipos de edulcorantes que han tenido muy buena recepción al ser bajos en calorías. Sin embargo, no todos ellos son buenos y no todos tienen los mismos efectos. Lo que sí es cierto es que a nivel de calorías y salud son mejores que el azúcar blanca.

Antes de entrar de lleno en el tema, les comento que también existen otros tipos de azúcar naturales que no son llamados edulcorantes. Estos son la lactosa, la fructosa y la sacarosa. La sacarosa es la azúcar blanca que todos conocemos, la fructosa es la azúcar presente en las frutas y la lactosa es el tipo de azúcar presente en los lácteos. La fructosa no debe consumirse como endulzante, ya que por su composición es muy fácil que se acumule como grasa y que nos produzca ansiedad ya que inhibe la hormona que nos hace sentir saciados.

Ahora sí, en este post les hablaré de los edulcorantes más comunes, sus efectos y sus usos.

1. Aspartamo: es de los edulcorantes que viene directamente de una reacción química y el más utilizado en los productos comercializados como "light".

Aunque muchos mitos se han creado alrededor de este edulcorante, los estudios actuales lo consideran seguro para la salud. Puede ser consumido por personas diabéticas y mujeres embarazadas.

Uno de los problemas que presenta es que no es estable a altas temperaturas, por lo que no se recomienda su uso para cocinar. El uso excesivo puede tener un efecto laxante.

2. La sacarina y la sucralosa: la sacarina proviene de una reacción química mientras la sucralosa se extrae directamente del azúcar. Ambos se expulsan directamente al ser digeridos, por lo que no aportan calorías. No existen estudios que demuestren que sean nocivos. La sucralosa es estable a altas temperaturas.

3. Los polialcoholes: maltitol, xorbitol, sailitol, xainitol y todos los terminados en 'ol'. No disparan la insulina, sin embargo, no endulzan tanto como la azúcar; y aunque tiene menos calorías termina igualándose con el azúcar al tener que utilizar una mayor cantidad. Su uso excesivo puede producir cólicos y gases. Protegen los dientes de las caries al evitar la fermentación de carbohidratos en la boca.

4. La stevia: la stevia es una hoja, así que es la más natural de todas. Endulza muchísimo y para mí es el mejor candidato. Su problema es que tiene un sabor particular y la gente debe acostumbrarse a él. Tampoco es digerido así que se expulsa sin ser procesado, aportando 0 calorías. Estén pendientes porque la stevia que se comercializa muchas veces está mezclada con otros endulzantes, lo cual baja su calidad y pueden aumentar las calorías. Busquen la opción más pura, que muchas veces es la versión líquida. También pueden prepararla ustedes desde la propia hoja como si fuese una infusión.

Importante: Quiero aclarar que aunque los edulcorantes son bajos en calorías, numerosos estudios han demostrado que el consumo prolongado de ellos puede hacer que las personas tengan una circunferencia de la cintura aún mayor. Esto es porque al consumir alimentos dulces nuestro cerebro se prepara para un aumento de la insulina que, en este caso, no ocurre, creando ansiedad por carbohidratos o azúcares. Además, existen hipótesis de que algunos de estos endulzantes podrían contrarrestar la quema de grasa.

Por eso, y como ustedes saben, el consumo excesivo de todo es contraproducente. Utilizar uno o dos sobres de estos edulcorantes al día está bien. Más, ya no sería muy recomendable ya que a esto hay que sumar la cantidad de azúcares y edulcorantes que se encuentran en los alimentos que consumimos diariamente. Es todo cuestión de balance ;)

RECENT POST