Grasas para perder grasa


perder grasa

Normalmente cuando queremos perder grasa, empezamos a tenerle miedo a todo aquello que que es más alto en calorías y en grasas, valga la redundancia :), pero ellas son necesarias para nuestra salud y ¡también para adelgazar!

Como ya les he explicado, existen grasas buenas y grasas malas. Empezaré con las malas que son obviamente las que hay que evitar ya que aportan muchísimas calorías vacías que se acumularán en nuestros depósitos de grasa y nos harán aumentar de peso. Además, aumentan el colesterol malo por lo que aumenta la probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares, aumentan el riesgo de padecer cáncer, nos vuelve propensos a la obesidad, hacen que nuestro estado de ánimo decaiga y entorpece el metabolismo de la insulina.

Las grasas malas son las que encontramos en la bollería comercial, en los aceites vegetales refinados, salsas para ensaladas comerciales, margarina, comidas procesadas, las frituras, las comidas cremosas, etc.

Ahora, las grasas buenas son muy buenas. Son necesarias para regular nuestro ambiente hormonal, para el correcto funcionamiento del cerebro, controlan los niveles de insulina, elevan el colesterol bueno, lo que nos ayuda a controlar al colesterol malo. También son necesarias para la correcta absorción de vitaminas y del calcio.

El cuerpo utiliza las grasas como energía, al igual que a los carbohidratos, sólo que las grasas no estimulan la secreción de insulina y no produce ese pico de glucosa en sangre al ingerirlas. Además hay estudios que indican que las grasas buenas son necesarias para movilizar la grasa acumulada subcutánea (que créanme que es la que queremos desaparecer jaja). Las grasas nos hacen sentir saciados ya que tarda más tiempo en procesarse, por lo que nos dará menos hambre y menos ansiedad por otros alimentos; es decir, ¡picaremos menos entre comidas!. Además, la grasas buenas elevan nuestros niveles de serotonina por lo que nos sentiremos felices y motivados a no caer en tentaciones :).

Por otro lado, las grasas buenas, sobretodo el Omega 3, estimula la asimilación de proteínas en el músculo lo que nos ayuda a crear más masa muscular y a mantener nuestra musculatura a través de los años.

Sin embargo, las grasas son más altas en calorías por lo que su consumo debe ser controlado. Deben estar entre el 20 y 30% de las calorías diarias consumidas.

Algunos alimentos ricos en grasas buenas: salmón, atún, sardinas, aguacate, frutos secos, aceite de oliva, aceite de cáñamo, coco y aceite de coco, huevos, cacao, etc. Las carnes rojas también contienen grasas buenas pero su consumo debe ser más limitado ya que hay estudios donde se asocia con un aumento en las enfermedades cardiovasculares.

Así que no dudes en incorporar las grasas a tu dieta, sólo que controlando las cantidades. Quizás algunas opciones son más costosas pero hay otras que son más asequibles, así que no hay excusas ;)

RECENT POST

Suscríbete para que estés al día

No te pierdas ninguna actualización