El cardio en ayunas

Una de las cosas por la que me gusta mucho este mundo es porque siempre está en constante evolución, lo que antes se creía correcto ahora hay estudios que lo desmienten o que lo modifican y viceversa.

cardio en ayunas

Cuando dormimos nuestros niveles de glucosa en sangre están en mínimos. Al hacer cardio en ayunas el cuerpo no encontrará glucosa de fácil asimilación y recurrirá a la grasa almacenada, o al menos eso dice la teoría. Sin embargo, para que el consumo de grasa sea máximo debemos hacer cardio de baja intensidad (40% VO2max), es decir, caminar por un período de tiempo largo.

Perfecto, caminamos por una hora y quemamos más grasa que si hubiésemos comido antes....Pero, ¿cuántas calorías estamos quemando de verdad? La respuesta: ¡muy pocas!. Y si aumentamos la intensidad está demostrado que no existen grandes diferencias en la quema de grasa en ayunas o habiendo comido.

Estudios han demostrado que a mayor consumo de carbohidratos durante el entrenamiento, mayor consumo de grasa después de él (durante el período de recuperación) y viceversa (1). Entonces, ¿de qué nos sirve quemar un poco más de calorías durante el cardio si luego durante el resto del día (entrenemos o no) nuestro consumo vendrá más de los carbos y menos de la grasa?

Ahora toca hablar del EPOC (Excess Post Oxygen Consumption) o gasto calórico después del entrenamiento. Este término se refiere al consumo de oxígeno que se produce luego de haber entrenado hasta alcanzar nuestro nivel basal pre-entrenamiento. A mayor intensidad de entrenamiento mayor es el EPOC y por consiguiente mayor será el gasto calórico (que es lo que verdaderamente nos importa cuando queremos quemar grasa).

Durante el cardio en ayunas se utiliza más grasa como combustible pero al ser de muy baja intensidad el EPOC es muy bajo. Cabe destacar que lo importante cuando queremos bajar porcentaje de grasa es el consumo calórico diario y no de un momento en específico, por lo que no nos servirá de mucho aumentar el consumo de grasa durante la hora de cardio si luego afectaremos el consumo calórico del resto del día.

Así, para concluir, desde mi punto de vista no tiene sentido hacer cardio en ayunas. Es preferible realizar un HIIT o entrenamiento de alta intensidad por un período menor de tiempo y con un EPOC mucho más alto. También hacer cardio de mayor intensidad (no en ayunas) y aumentar el gasto calórico y por ende el EPOC.

(1) Hansen K, Shriver T, and Schoeller D. The effects of exercise on the storage and oxidation of dietary fat. Sports Med 35: 363-373, 2005

RECENT POST

Suscríbete para que estés al día

No te pierdas ninguna actualización